Leólo

Porque sueño, yo no lo estoy
porque sueño, sueño.
Porque me abandono por las noches a mis sueños
antes de que me deje el día.
Porque no amo
porque me asusta amar
ya no sueño
ya no sueño.

 

A ti, la dama
la audaz melancolía
que con grito colitario hiendes mis carnes ofreciendolas al tedio.
Tú, que atormentas mis noches
cuando no sé qué camino de mi vida tomar,
te he pagado cien veces mi deuda.
De las brasas del ensueño
solo me quedan las cenizas de una sombra de la mentira
que tú misma me habías obligado a oír.
Y la blanca plenitud
no era como el viejo interludio
y sí una morena de finos tobillos
que me clavó la pena
de un pecho punzante en el que creí
y que no me dejó más que el remordimiento
de haber visto nacer la luz sobre mi soledad.

Réjean Ducharme

Fragmento de la película Leólo

Categorías:Cine, Drama, Literatura, Poesía Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 10/04/2012 a las 14:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: